jueves, 4 de noviembre de 2010

SOY PROMISCUA


Soy promiscua por naturaleza, mi abuela ya lo era y quien a la familia parece honra merece. Así que yo, como mi abuela, promiscua. Siempre he querido ser promiscua por lo que en estos momentos cuento en mi haber con cuatro novios que alegran mi existencia y un amante. Los seis convivimos en perfecta armonía. Sus nombres son: Mi novio número 1, mi novio número 2, mi novio número 3 y... mi novio número 4 y mi amante no tiene número, sólo es , mi amante. No están ordenados por orden de importancia, si no por orden cronológico de aparición en mi vida. Les pondría nombres, que los tienen, pero es que no vaya a ser que les coja cariño y la liemos.
Mi novio número 1, no tiene novia lo cual le resta puntos con respecto a los otros 3 que si las tienen. Es horrible tener un  novio que no tenga novia pues, en ocasiones, me llama y tengo que tomar un café con él o cosas peores como ir al cine o así. Gracias a Dios que como es artista pues claro, es pobre y no me llama y a mi me viene de perlas. 
Mi novio número 2 tiene novia desde hace 15 años, tiene una relación formal. Éste está genial, es el que más me gusta. Lo conocí un mes de abril y nos tomamos unas cervecicas juntos. Ya no nos hemos vuelto a ver, bueno, yo a él sí, pero como no me reconoce pues, no me saluda, es lógico. Ya llevamos unos años juntos y nos va fenomenal.
Mi novio número 3 tiene 3 novias, bueno 2 y una que va y viene. Tenemos muchas cosas en común y nos vemos a menudo. Él vive en Mexico, pero viene todos los años para Navidad y nos solemos tomar un vermut todas las Nochebuenas. Incluso, el otro día me envió una solicitud de amistad al Facebook y ahora compartimos fotos y eso.
Mi novio número 4 es más reciente, sólo llevamos un mes juntos pero él todavía no lo sabe, me parece un poco pronto para decirselo. Tampoco es de Zaragoza pero es Doctor y le gusta la montaña. Una vez hablé con él por teléfono.
Y mi amante, como tiene mujer y cuatro hijos pues sólo me escribe cartas por correo electrónico pero a mi me da mucho gustirrinin.
Como veis llevo una vida de lujuria y desenfreno como Dios manda y como aprendí de mi abuela D.E.P.


11 comentarios:

  1. MAROCHA:
    ¡Yo también quiero ser promiscuo!
    ¡Y además, listica (que no listilla) puesto que los tienes bien lejos los unos de los otros para que no estorben!
    Saludicos, mañica con maña.

    ResponderEliminar
  2. Marocha, pues yo me he perdido algo en algún momento, creo.
    A mí me encantaría ser promiscua. Yo tengo también un novio que él no lo sabe y me encantaría serle infiel con tres o cuatro más. Lo voy a intentar que me has inspirado mucho.
    Un beso casto, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Dyhego:
    Hay que diversificar en tiempos de crisis.
    Apúntate a la promiscuidad pero toma precauciones. Ya sabes, como mínimo, un antivirus o una tarifa plana para relaciones más intensas.

    Un saludo, murcianíco de Murcia.

    ResponderEliminar
  4. Carpe:
    Si te has reído, esa era la finalidad. Si es que...mira que eres agradecidica.

    Un abrazo envolvente de esos, ayurvédicos.

    ResponderEliminar
  5. Maite, mi amorl
    Búscate un día para hacernos unos puentes y nos reímos un rato. Que te tengo unas ganicaaaasssss.
    Te ví a reventá.


    Ala pues, otro de esos, de los aburridos, digo castos.

    ResponderEliminar
  6. Jijijiji...
    Muy buena -y graciosa- esta versión de la historia de tu vida!
    Yo no soy promiscua, es más, ahora mismo me acerco mucho más -peligrosamente- a promonja...
    Cachis!

    ResponderEliminar
  7. Ave María Purísima, Ada Red.

    No es promiscua quien quiere si no quien puede. Ësa era la máxima de mi abuela. Así me va, claro.

    Habrá que ponerse al día con las últimas tendencias de moda en el Vaticano. Por lo de vestir santos, digo.

    Con Dios, eh!?

    ResponderEliminar
  8. Alegre: En la medida que se pueda, pero no sé...es como si me faltara algo. ¿Qué será?

    Besos también para ti.

    ResponderEliminar
  9. Desde luego algo sí te falta.

    ResponderEliminar